Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

10.10.10

Me acabo de dar cuenta de que ya no falta nada para que se termine el año, para que termine mi último año en el cole, para que termine Forge. Me di cuenta de que estoy a un pasito de ser mayor de edad, de que la estatura no me da para los 18, ¡Que carajos! NO QUIERO. Me di cuenta de que no quiero dejar de ser una pendeja inmadura, va si quiero. Pero pendeja al fin, quiero vivir. NO quiero ser una adulta. Quiero seguir siendo una rebelde sin causa. No quiero preocuparme y hacerme más lío de los que ya tengo como adolescente, me siento bien así. No quiero terminar el colegio, por el simple hecho de que ahí están todos mis amigos. De que es ahí dónde me cago de risa de todos, o por todo. Y pensar en el futuro me asusta. Porqué no sé que me va a pasar de acá a mis 18. BASTA! Me deprimí, :'s

Visitantes recientes