Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

10.10.10

¿Quién te dijo que podías derribarme? ¿Quién te dijo que mataste mi fe? Si creí que eras todo en mi vidame equivoqué. Te cedí todo mi territorio. Levanté mis fronteras por ti. Y en el tiempo que duró tu mentira, yo fui feliz. Y sin piedad revelaste tu intención, jugaste tu partida y me creíste la perdedora. Eres tú el que perdió, eres tú quien no entendió la pureza de mis ojos y la grandeza de mi amor. Tú te vas a arrepentir, no soy yo quien va a sufrir. Ahora sigue tu camino, sigue viviendo pero sin mi. Ya no amargas mis presentimientos, no hay sentido en sufrir por ti. En el fondo solamente deseo que estés feliz.



Visitantes recientes