Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

9.10.10


Yo siempre te entendí y vos también a mí, fuiste la familia que elegí. 
Siempre tan compinches, nos defendíamos y que para amigos siempre fuiste un amigo de verdad.
Entre risas tentadoras, siempre valoraba tu opinión. Entre tanto código
tanta compresión, ya no entiendo como se llego a esta situación.
El puñal que usamos para sellar con nuestra sangre eterna 
amistad, es el mismo que en mi espalda me clavas. Amigos de 
verdad ¿En quién poder confiar? Parece que no 
quedan más. ¿A donde fueron a parar tus palabras de lealtad?

Visitantes recientes