Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

19.2.11

Hoy me pintaron las ganas de extrañar muchísimo, tantas cosas que sé que van a ser casi imposibles de vivir. Siento como un gran vacío y unas ganas terribles de querer llorar, de querer desahogarme, de gritar, de querer decirle a varias personas cosas que, por ahí, antes no se las dije por miedo al cómo podrían reaccionar. Soy una pelotuda, lo sé. Me encapricho con cosas recontra tontas, no pienso en lo que digo y aveces no mido las palabras y me voy de mambo, me enrosco y te mando a freír unos buenos churros. Estoy loca de remate, y aveces me doy cuenta, pero no hago nada para remediarlo, no le veo cura a mi situación. Fua, ya me fui al chori.. Chau.-

Visitantes recientes