Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

17.6.11

La vida es, lo que en realidad queremos que sea. Nosotros somos el resultado de lo que hacemos y desde hace algún tiempo, tengo la seguridad de que merecemos lo que soñamos y tendremos lo que nos esforcemos por buscar.


La vida no es más que
una colección de momentos especiales, una noche estrellada, un día lluvioso, el cálido abrazo del que te ama, las sonrisas, las sorpresas, las caricias, una buena taza de chocolate, un beso apasionado, fumar un cigarro a media noche, llorar porque te han roto el corazón, el eco de las palabras que otros pronunciaron, un reconocimiento laboral, la fragilidad de ser humano y equivocarse, manejar en carretera cantando a todo pulmón, el latido del corazón cuando ha sido flechado, despertar una mañana y ver a tu lado a quien te quita el sueño, sentirte dueño del mundo cuando puedes comprar con tu propio dinero un carro, una casa, un sueño, volar papalotes, comer palomitas, caminar descalzo, respirar profundo,
cerrar los ojos y
sentirte más vivo
que nunca. 

{Y mi vida, por estos días, dejo de ser vida..
Perdón blog. Por ahora, es mejor así}

Visitantes recientes