Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

24.11.12

Tienen esa facilidad de darle justo en el blanco, SIEMPRE.

"Acaso ¿Uno es estúpido porque nace así? ¡No! Uno es estúpido porque quiere". El estúpido agacha la cabeza, la pone debajo de la mesa, cierra los ojos porque no tiene el valor suficiente para afrontar los cambios. Sí, exactamente así pasó, fui una estúpida porque quise, o porque cargar sola tanto peso, sin decir ni una mínima palabra por tanto tiempo era lo mejor que me salía, y lo único que podía decir era que no corría por mí  cuenta decir cómo eran las cosas, pero en el fondo sabía cuál era mi miedo, sí, ese mismo que sufrí tanto, pero ahora entiendo que fue necesario, para miles de cosas, nada en la vida es color de rosa, y lo aprendí a golpes. Pero aprendí que no hay idealizar nunca, nunca, nunca, es el peor error que se puede cometer porque todos somo personas, y todos en su momento la pifiamos, algunos feo, otros no tanto, pero nos terminamos equivocando de igual manera, y ahí está el saber reconocer nuestros errores, y el pedir perdón, pero primordialmente el mirarse por dentro y saber qué cosas cambiar o qué mejorar, y no justificarse continuamente con que el otro piensa distinto que uno. Únicamente te van a saber perdonar las personas que te aman y que a pesar de todo, no están dispuestos a perderte.

Visitantes recientes