Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

6.4.13


Amo total y completamente la gente que vive bajo impulsos, que no piensa su actuar y se deja llevar. Cuando uno hace las cosas impulsivamente, en el fondo, está haciendo lo que realmente quería hacer, cuando uno hace lo que siente y no lo que piensa o debería, disfruta la vida desde otro ángulo, desde otra perspectiva. Es aquel que no vive  rebuscando del pasado, sino en las ganas de poder vivir el futuro y respetar el presente. Que no vive en el "¿Porqué lo hice?" si no en el "era lo que tenia que hacer, lo que me salió". Las mejores cosas pasan cuando no las pensas, cuando no las planeas, no sirve de nada vivir atado a cosas o prejuicios que no son necesarios, además, ¿Quienes son las personas correctas para juzgarnos? Por eso es que amo la gente así, que disfruta las pequeñas cosas y no piensa lo demás. Hay que ser mas espontáneos en este mundo, relajarse y no copiarse de los demás, hay que vivir de una forma diferente, sin rutinas planificadas o pensadas. Un acto impulsivo, al ser sin pensar, es lo mas puro que hay, no hay tiempo para mentiras, no hay tiempo para ocultar sentimientos, para lo único que te da la cabeza es simplemente para dejar ser. A muchos les haría falta eso.


{Acá, nosotros: Intentando ser unos loritos descarriados y con onda.}

Visitantes recientes