Sería como un pequeño lugar de egocentrismo en el edificio "Yo" de la calle "Siempre".Un sitio donde jugar a quererme sea una ley y esté obligada a no llorar. Donde mis sueños se hagan realidad solo con cerrar los ojos. Un santuario. Un lugar pequeño y seguro en un mundo de egoísmo. Como un oásis en un cálido desierto; como un beso entre mis lágrimas. Un reducto de paz donde podría parar a pensar en como ser mas felíz. Donde el dolor no existiera. Donde las lágrimas se negaran a salir por miedo a molestar. Un pequeño rincón de amor propio.

30.3.13


No tengo todo calculado, 
ni mi vida resuelta. 
Solo tengo una sonrisa, 
y espero una de vuelta. 





Ano estamos hablando de sufrir, de llorar ni de nada, acá estamos hablando de pasarnos la vida amargándonos por cosas sin sentido, por cosas que vienen y se van, no por cosas que se quedan. La vida es un rato que tenemos para jugar, y hay que estar dispuesto a jugar lo mejor que podamos para ser felices, no se trata de vivir pensando, analizando cada momento y situación,  se trata de VIVIR. Soy las ganas de vivir, las ganas de cruzar. Las ganas de conocer lo que hay después del mar. Yo espero que mi boca nunca se calle (o aunque sea tenga el coraje de hablar) también espero que las turbinas de este avión nunca me fallen. 


Visitantes recientes